Dropando la bola

La modificación más polémica. Con el fin de aligerar el ritmo de juego, la USGA y el R&A estipulan que a partir del 1 de enero de 2019 se podrá dropar con penalidad una bola que ha ido fuera de límites o perdida de la misma manera que si hubiera caído en un obstáculo de agua.

Es decir, no es necesario tirar provisional ni regresar al tee, se podrá dropar donde razonablemente se entiende que ha salido la bola.

Decimos que esta polémica viene de antiguo, ya que durante años se ha intentado introducir esta nueva norma, a pesar de que hay muchas voces críticas, ya que se entiende que proporciona demasiada libertad de interpretación del punto por donde, por ejemplo, se ha perdido una bola, cuando a veces es imposible saberlo ni siquiera con relativa exactitud.

Esta norma no se aplicará en los torneos profesionales ni en los amateurs de alto nivel y será una regla de local, es decir, se aplicará a discrección de cada club y del comité de cada torneo, no es obligatoria para todos. Tendrá una penalidad de dos golpes. Es decir, tras el dropaje se pegará el cuarto.